2/11/18

Este año si algo aprendí fue a ver las cosas de manera mucho más optimista.  No hay manera de que me encuentre en la misma situación que el año pasado reaccionando de distinta forma si no cambié mi forma de pensar, de actuar, de ver la vida. Sé que lo bueno está adelante y que voy a buscarlo y encontrarlo y, al tenerlo como una certeza (o una esperanza de certeza), trato de simplemente dejar ser. De usar el tiempo no para lamentarme por lo que no pudo ser, sino para pensar en lo que puede pasar.
Quizás la gente que conocí, lo que leí, las perspectivas que exploré y todo lo que logré conocerme (y desconocerme también) de todas las etapas que atravesé y voy a atravesar (aunuque no se sepa bien cómo) lograron esto. Yo estoy bien. Estoy en paz porque sé que esto es bueno y que algo mucho mejor está por venir.

1 comentario:

  1. Es inevitable crecer, como es necesario madurar. Solo así podremos durante el camino toparnos con las felicidad. Bendiciones Camila

    ResponderEliminar

y?